KRISMÁTICA

El tintero de Krisma Mancía

Krisma Mancía: autora nacional del mes de septiembre

1907430_1617460365147741_5787946372765800468_n

“El arte y la vida, están rodeadas de poesía”

Krisma Mancía fue nominada “Autora del mes” por el Plan de Lectura y Bibliotecas de la Secretaría de Cultura de la Presidencia en septiembre de 2014

Su pasión por la escritura  -que habita en su cuerpo desde los nueve años- y su  perdurable prosa, en la que habla de la vida y la muerte,  le permitieron a Krisma Mancía ser nominada “Autora del mes” por el Plan de Lectura y Bibliotecas de la Secretaría de Cultura de la Presidencia en  septiembre de 2014.

Nacida el 13 de febrero de 1980, en el municipio de Ciudad Delgado, a escasos tres kilómetros del Valle de las Hamacas —como se le conoce a San Salvador—, Mancía proviene de una familia seguidora de la lectura de escritores como Federico García Lorca y Rubén Darío. De este último escritor, confiesa ella que sus pupilas se deleitaron con “Azul”, obra llegada a sus manos gracias a un obsequio de su padre.Conocer el mundo de las letras de Mancía fue toda una odisea —llena  de sonrisas, un toque de picardía y amor por los versos—. A continuación,  parte del relato de la poetisa.“Mi primer amor… la literatura”Esta fémina de ojos vivaces y estimulantes —como estimulante es la bebida matinal del café—, proclamaba, siendo una niña, caudales de rebeldía e independencia. Entre los nueve y los diecisiete años, afirma, su producción literaria creció mucho y aquellos textos breves que surgieron de la imitación de los grandes —García Lorca y Rubén Darío—, eran más estructurados.

Armada de mucha bravura en las letras y con grandes mejorías en sus textos, participa en certámenes de literatura a nivel nacional. Aunque sus primeros poemas  no ganaron, la hicieron sentir más segura, empotrándola en el mundo de las creadoras como una persona única en su estilo.

“A mis 24 años publico ‘La era del llanto’ en la colección Nueva Palabra, editada por la Dirección de Publicaciones e Impresos (DPI), en la administración del Consejo Nacional para la Cultura y el Arte (Concultura), siendo la escritora más joven en publicar en esta institución gubernamental”, recuerda Mancía.

Agrega además: “En el 2005 gano el primer premio internacional de poesía joven de la editorial La Garúa, de Barcelona, con el libro ‘Viaje al imperio de las ventanas cerradas’. Además, he publicado en revistas de diversos países y he participado en varios festivales, recitales y conferencias a nivel nacional y en el extranjero”.

El andamiaje de la literatura y los lauros de Krisma despegan con su formación en el Taller Literario de la Casa del Escritor —2002—, dirigido entonces por el escritor Rafael Menjívar Ochoa. “Allí me enamoré de la literatura. Me dieron algo que nadie pudo proveerme en toda la vida: me entregaron la técnica literaria”.

Lorca invade su cuerpo

Antes de descubrir su voz como escritora, Mancía afirma que trazaba su pluma imitando a otros escritores: quería ser como Lorca o Darío, pero tras la experiencia en los talleres de la Casa del Escritor agrega: “allí descubrí mi propia voz; me aclamaba para escribir poemas, imbuidos a la muerte y declamados a la vida”.

En otras expresiones, experimentó también con prácticas de danza, pintura y teatro. En esta última disciplina, formó parte del grupo de la Escuela de Arte del Actor, dirigida por Filánder Funes, donde trabajó por un año en el proceso de la obra “En el jardín de las angustias”, una dramatización basada precisamente en Lorca.

En esos retablos de la vida, el espíritu de Lorca invade el cuerpo de Krisma para encizañarse  en la revisión de textos y en el montaje de la misma, pero ella confiesa que allí descubrió que el arte escénico no era su mundo sino que más bien su pasión y que su pluma se volcaba hacia la creación poética, en versos que le darían vida a una historia sobre el escenario.

Ser mujer: Un traspié en las artes
“Ser mujer es  el mayor obstáculo en mi carrera, por la desigualdad que existe entre los géneros. Tengo una hija, trabajo ocho horas al día y soy escritora; es una sobrecarga, difícil de procesar por un hombre”, afirma esta fémina de más de tres décadas.

Krisma, en la actualidad, trabaja como parte del equipo de la Dirección Nacional de Casas de la Cultura Viva Comunitaria (antes Red de Casas de la Cultura) de la Secretaría de Cultura, misma área que le ayudó a descubrirse como escritora. Sus funciones se centran en el área de Desarrollo de Espacios y Técnicas Culturales.

“Aunque el nombre del espacio de trabajo es grande, mi función es velar por los Juegos Florales. Como escritora veo todos los detalles del concurso literario”, explica la autora del mes de septiembre.

“A esto, se suma  la responsabilidad del hogar, que no lo comparto con otra persona; además, soy viuda. Son muchas cosas, muchos mundos y muchos roles”, amplía.

Sin embargo, estos traspiés que vive, y que viven muchas mujeres en El Salvador en la actualidad, no son negativos a la hora de pregonar su literatura. En el presente, con la denominación como autora de septiembre, contagia con su entusiasmo. “Ser escritora del mes es un halago. Cuesta mucho que valoren tu trabajo y esto es como decir: gracias por escribir. Decirte: escribes bien y estás joven y con un futuro por delante. Es una experiencia de sentir el calor de la gente”, confiesa Krisma.

Con 12 años interrumpidos como escritora, se siente orgullosa del trabajo literario realizado.  La prosa es parte de su vida y esos trozos de su pluma fueron compartidos con personas que asistieron a las Casas de la Cultura de Santo Domingo de Guzmán, San Miguel, Texacuango, Anamorós, San Salvador y Santa Ana, entre otros espacios, como parte de su gira poética de Autora del Mes de septiembre.

Más de la autora de septiembre:
    Estudió Letras en la Universidad de El Salvador, y teatro en la Escuela Arte del Actor.
    En 2002 formó parte de la primera generación del taller de talentos literarios de La Casa del Escritor.
    Publicó su primer libro “La era del llanto” en la colección Nueva Palabra (San Salvador: Dirección de Publicaciones e Impresos, 2004).
    En noviembre de 2005 ganó el primer Premio Internacional de Poesía Joven de la editorial La Garúa, en Barcelona, con su libro “Viaje al Imperio de las Ventanas Cerradas”.
    Aparece en las antologías “Trilces trópicos” (Barcelona: La Garúa, 2006) y en “Cruce de poesía Nicaragua-El Salvador” (Managua: 400 elefantes, 2006); “Una madrugada en el siglo XXI” (San Salvador, 2010); “Memorias de la Casa” (San Salvador: Índole, 2011); “Las otras voces. Antología de poesía joven salvadoreña” (San Salvador: Dirección de Publicaciones e Impresos, colección Poesía, 2011); “Apresurada cicatriz, instantáneas de poesía centroamericana” (México: Editorial Proyecto Literal, 2013), así como en “45 poetas. Antología”, Revista Cultura 94, disco de audio (San Salvador: DPI, 2007).

Artículo publicado originalmente en la web de Secretaria de Cultura.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 1 septiembre, 2014 por .