KRISMÁTICA

El tintero de Krisma Mancía

MD: Usted vende zapatos

Por Krisma Mancía

MD: Usted vende zapatos, no frasecitas rebuscadas del feminismo. Usted vende zapatos, no mujeres. Los zapatos no mueven el piso, ni las mujeres que los calzan. Lo que mueve el piso es la inteligencia cultivada con educación. Hay mujeres que no usuraron los zapatos para cambiar el mundo, pero de esas no hablaremos porque no son tan bellas ni son políticamente correctas como para estar en una valla publicitaria. Tampoco mencionaremos sus nombres, ¿quiénes son ellas para opacar a una supermodelo? No me queda explicado quiénes fueron las primeras en ser quemadas, las primeras en votar, las primeras en divorciarse, las primeras en soñar. ¿Qué es “esto por la primera”?

Usted vende zapatos, no la imagen falsa y equivocada de una mujer que consigue todo lo que quiere con agresividad, frialdad y egoísmo. Usted vende zapatos, no poder y gloria. Usted vende zapatos y usar zapatos no te hace más valiente para enfrentar el acoso sexual en la calle o en la fábrica. Usted vende zapatos, no justicia ante una violación de los derechos humanos. Ser bonitas y luchadoras, no es porque ocupemos zapatos.

Usted vende zapatos y nadie verá los zapatos cuando se defiende una tesis, cuando discutimos en un debate político, cuando escribimos un discurso, cuando lloramos al dejar a nuestros hijos al cuidado de terceros, cuando hacemos fila en el banco, cuando empujamos una carretilla en el supermercado. ¡Nadie ve los zapatos en la cara de una mujer! Esa es la mentira más grande que he encontrado en sus vallas publicitarias.

Usted vende zapatos y no siempre una mujer que usa zapatos es sinónimo de independencia por decidir vivir sola. No es una manera de llamarlas libres, ni todas las mujeres independientes viven solas. Tampoco una sola mujer puede rompen tradiciones y sacudir el sistema, eso se hace desde la memoria colectiva y de la necesidad de empoderarse o no de nuestras propias decisiones, necesidades y creencias.

Usted vende zapatos y no usamos zapatos para conquistar a un hombre y llegar al altar. Los hombres inteligentes y sensibles no miran los zapatos, miran a los ojos y en los ojos no están los zapatos. Si ellos miran los zapatos y no su corazón, créame, es un patán.

Usted vende zapatos, ¿no? Los zapatos se inventaron para caminar mejor, no para romperse los tobillos. Nada más estúpido que correr con zapatos de tacón alto. Usted me ofende al comparar mi talento y fuerza con usar o no unos zapatos de mala calidad. Usted me sigue explotando el cuerpo de las mujeres para venderme zapatos. Prefiero caminar descalza antes de seguir ese glamour artificial de oveja plástica, de mujer diseñada -utilizada- para seducir en comerciales que, cuando son viejas, desteñidas y tristes, se desechan.

Usted vende zapatos. ZA-PA-TOS.

¿Quedó claro o se lo explico con los dedos de los pies?

Artículo publicado original en ContraCultura, 8 de noviembre 2013

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 23 agosto, 2014 por y etiquetada con .